Santo del día

Memoria de san Moisés, profeta, a quien Dios eligió para liberar al pueblo oprimido en Egipto y conducirlo a la tierra de promisión. También se le reveló en el monte Sinaí, diciéndole: «Yo soy el que soy», y le propuso la ley para regir la vida del pueblo elegido. Murió lleno de días en el monte Nebo, en tierra de Moab, a las puertas de la tierra de promisión.

Otros santos del día:

• En Chalons-sur-Saone, en la Galia Lugdunense, en Francia, san Marcelo, mártir († s. III-IV).

• En Roma, en el cementerio de Máximo, en vía Salaria Nueva, sepultura de san Bonifacio I, papa, que trabajó para solucionar muchas controversias sobre disciplina eclesiástica († 422).

• En Chartres, en Neustria, actualmente en Francia, san Caletrico, obispo († antes del año 573).

• En Herzfeld, en Sajonia, actualmente en Alemania, santa Ida, viuda del duque Ecberto, insigne por su asidua oración y caridad para con los pobres († 825).

• En Mende, en Aquitania, actualmente en Francia, san Fredaldo, obispo y mártir (hacia el s. IX).

• En Colonia, en la Lotaringia, hoy en Alemania, santa Irmgarda, condesa de Süchteln, que utilizó sus bienes en la construcción de iglesias (hacia el año 1089).

• En Palermo, en Sicilia, región de Italia, santa Rosalía, virgen, de quien se dice que practicó la vida solitaria en el monte Pellegrino († s. XII).

• En Carmagnoles, en el Piamonte, en Italia, beata Catalina Mattei, virgen, religiosa de las Hermanas de Penitencia de Santo Domingo, que, viviendo con una salud muy precaria, soportó con admirable caridad y abundancia de virtudes las calumnias humanas y todo tipo de tentaciones († 1547).

• En Thúsis, localidad de Recia, hoy en Suiza, beato Nicolás Rusca, presbítero y mártir, hombre de profunda cultura y generosa dedicación pastoral, que murió víctima de los conflictos político-religiosos de su tiempo († 1618). 

• En el mar frente a Rochefort, en el litoral norte de Francia, beato Escipión Jerónimo Brigéat de Lambert, presbítero y mártir, que, siendo canónigo de la diócesis de Avranches, durante la Revolución Francesa fue encerrado, por su condición de sacerdote, en una nave en condiciones inhumanas, muriendo de inanición († 1794).

• En Sillery, ciudad de la provincia de Quebec, en Canadá, beata María de Santa Cecilia Romana (Dina) Bellanger, virgen, de la Congregación de Religiosas de Jesús y María, que, entregada y confiando sólo en el Señor, durante no pocos años soportó una grave enfermedad († 1929).

• En Oropesa, en Castellón, en el levante de España, beato José Pascual Carda Saporta, presbítero de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos, que sufrió gloriosamente el martirio por odio a la religión durante la contienda española, en la cruel persecución religiosa contra la Iglesia († 1936).

• En Teulada, cerca de la ciudad de Alicante, también en España, beato Francisco Sendra Ivars, presbítero, martirizado por la fe en la misma persecución religiosa († 1936).

• Cerca de la localidad de Genovés, provincia de Valencia, igualmente en España, beato Bernardo (José) Leda Grau, religioso de la Orden de Hermanos Menores Capuchinos y mártir glorioso por Cristo en la misma contienda española († 1936).

• En Villanueva del Arzobispo, cerca de Jaén, también en España, beato José de Jesús María (José Vicente) Hormaechea y Apoitia, presbítero de la Orden de la Santísima trinidad y mártir († 1936). 

(Del Martirologio Romano)

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Imagen con mensaje