Imagen con mensaje

Vivir siempre muy alegres, Dios es alegría infinita - Santa Teresa de Jesús de los Andes

No se concibe un santo apenado, mustio, sin alegría. Un cristiano nunca ha de estar triste. Porque la fe que profesamos tiene como estandarte a Cristo resucitado, con el que todos resucitaremos en su día. Nuestro Dios es el padre que nos ama, nos comprende y perdona. Un Dios alegre que nos llena de gozo inmenso. Por eso debemos estar siempre alegres.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Marcos 10, 17-27

Marcos 10, 17-27

En aquel tiempo, cuando salta Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló y le preguntó: -«Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la

Continuar leyendo »