Imagen con mensaje

Solemos considerarnos mejores de lo que realmente somos. Decimos que nos conocemos bien pero no es cierto. Tenemos encima de nosotros demasiadas capas de autoestima que nos impiden vernos como de verdad somos. En los demás, enseguida vemos los defectos y casi nunca las virtudes. Por eso somos rápidos en reprender y lentos en halagar. Más nos valdría que nos esforzáramos un poco en mirar nuestro interior para descubrir todo aquello, que es mucho, que debemos desechar porque nos impide ser mejores de lo que somos.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Mateo 17, 22-27

En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos recorrían juntos Galilea, les dijo: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres, lo

Continuar leyendo »