Imagen con mensaje

Por puro egoísmo y para auto disculparse, el hombre suele echar la culpa de sus desmanes, injusticias y daños que él provoca a Dios. También los que creemos en Cristo tenemos momentos de dudas y vacilaciones y llegamos a preguntarnos por qué Dios nos manda este o aquel mal o permite esta o aquella injusticia. Cuando nos sentimos débiles en nuestra fe, somos propensos a dudar de que lo que Dios quiere es el bien de todos y que las injusticias son obras de los vicios humanos. Él nos dio el mundo para que lo hagamos habitable para todos y construyamos en él la casa donde no haya injusticias, odios, rencores, pobreza y miseria.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Evangelio del día

Juan 16, 5-11

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Ahora me voy al que me envió, y ninguno de vosotros me pregunta: “¿Adónde vas?” Sino que,

Continuar leyendo »