Imagen con mensaje

No encontraremos la verdad en el alboroto del mundo, sino dentro del corazón de cada uno, siempre que nos mostremos humildes y abiertos a aceptar nuestra pequeñez y dispuestos a caminar por el sendero que el Señor nos ha marcado. La verdad nos hace libres, pero para hallarla es preciso que soltemos el lastre de las cadenas que la atan por causa de las mentiras que nos esclavizan. En la paz interior, la auténtica, la que no tiene miedo a despojarse de los ropajes mundanos, nos conocemos tal cual somos, criaturas pobres de un Dios que nos ama.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Evangelio del día

Juan 16, 5-11

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Ahora me voy al que me envió, y ninguno de vosotros me pregunta: “¿Adónde vas?” Sino que,

Continuar leyendo »