Imagen con mensaje

La alegría de ser cristianos ha de palparse en nuestro vivir diario. Que los que nos rodean lo puedan descubrir a través de lo que decimos y hacemos. No nos escondamos. Al contrario, mostrémonos orgullosos de lo que somos. Y nada de tristezas, ni de gestos de amargados. Hemos sido redimidos por el Dios que nos quiere. Que seamos capaces de sonreír a los que nos encontramos en la calle, en el puesto de trabajo o donde quiera que sea. Sonriamos de verdad, demostrando con ello que formamos parte de la gran familia de los seguidores de Jesús.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Lucas 5, 17-26

Un día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén.

Continuar leyendo »

San Sabas

Cerca de Jerusalén, san Sabas, abad, que, nacido en Capadocia, se retiró al desierto de Judea, en donde fundó un nuevo estilo de vida eremítica

Continuar leyendo »