Imagen con mensaje

No se trata de no ver la paja en el ojo del vecino, cuando nosotros tenemos una enorme viga en el nuestro, sino de que antes nos miremos a nosotros mismos con espíritu crítico, juzgando nuestras debilidades para corregirlas, y dejando en suspenso cualquier juicio a lo que hagan los demás. A ellos los juzgará el Señor, que es el único que puede hacerlo, nunca debemos juzgarlos nosotros, que no somos quienes para condenar a nadie.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Evangelio del día

Marcos 2, 18-22

En aquel tiempo, como los discípulos de Juan y los fariseos estaban de ayunando, vinieron unos y le preguntaron a Jesús: -«Los discípulos de Juan

Continuar leyendo »

San Antonio, abad

San Antonio, abad,  nació en el seno de una familia de acaudalados campesinos egipcios, a mediados del siglo III. Habiendo perdido a sus padres, distribuyó

Continuar leyendo »