Imagen con mensaje

La caridad es universal, no tiene en cuenta ni raza ni color ni religión - San Camilo de Lelis

Querer practicar la caridad con unas personas que nos caen bien y no con otras, no es de buenos cristianos. Ni siquiera puede llamarse caridad en su sentido estricto. Porque Cristo no dijo que diéramos de comer a los que tengan hambre y sean de nuestra raza, religión o ideas políticas. Ni que ofreciéramos un vaso de agua a unos sedientos y no a otros. Ni que visitáramos a los presos con los que compartimos ideales. Querer ser caritativos a nuestro modo no está de acuerdo con la verdad del Evangelio. Más aún: chirría con el auténtico sentido del cristianismo. Hay que ayudar a todos, empezando por los que estén más necesitados, aunque nos caigan mal.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Marcos 10, 32-45

Marcos 10, 32-45

En aquel tiempo, los discípulos iban subiendo camino de Jerusalén, y Jesús se les adelantaba; los discípulos se extrañaban, y los que seguían iban asustados.

Continuar leyendo »
San Pablo VI

San Pablo VI

En Catelgandolfo, en Italia, san Pablo VI, papa, que llevó a cumplimiento particularmente el Concilio Vaticano II y dio inicio a numerosas iniciativas, signo de

Continuar leyendo »