Imagen con mensaje

¡Cuánto bien podemos hacer mostrándonos benevolentes con los demás! Una palabra de cariño dicha desde el corazón a quien está sufriendo por cualquier causa puede producir en él sosiego y paz. Un gesto de perdón a quien nos ha ofendido nos ayuda a nosotros y libera de su culpa al ofensor. Escuchar a quien desea desahogar sus penas puede ayudarle a sentirse mejor. Una palabra de aliento a quien está en dificultades le insufla ánimos para seguir peleando por lo que cree es mejor. Con sencillas acciones podemos hacer mucho bien.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Evangelio del día