Imagen con mensaje

A veces nos comportamos como malos hijos de María. Creemos que alejándonos de ella estaremos más libres y seremos más felices. Craso error. Porque esa libertad y felicidad que intentamos encontrar lejos de la Madre no son tales, sino señuelos que nos esclavizan y nos hacen vivir insatisfechos. Mejor nos irá estar a su lado, quererla y pedirla que nos ayude a ser mejores. Ella lo hará, porque nunca abandona a sus hijos. Siempre está pendiente de nosotros.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día