Imagen con mensaje

Claro que la verdad a veces duele, como cuando nos la aplicamos a nosotros mismos y no coincide con nuestra manera de actuar. Decirla a otros es muy sencillo, pero interiorizarla en nosotros mismos es más difícil. Pero resulta imprescindible si realmente queremos ser consecuentes con lo que decimos creer. Antes de decirle a otros la verdad, tenemos que mirarnos en el espejo para reconocernos cómo somos realmente nosotros.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Santa Águeda

Santa Águeda nació en Palermo o en Catania (Italia), según los pocos datos que de ella se tienen. En esta última ciudad fue donde sufrió

Continuar leyendo »