Imagen con mensaje

El nombre de María es la alegría para el corazón, miel para los labios, y la melodía para el oído de sus devotos – San Antonio de Padua

María, nuestra Madre, lo es todo para los que nos consideramos hijos suyos. Por eso nos sentimos alegres cuando la alabamos y bendecimos. Pronunciar su nombre nos llega de inmensa paz. Si la llevamos siempre con nosotros, seremos los más dichosos. Ella nos guiará siempre por el buen camino, el que nos conduce a su Hijo y hermano nuestro, Jesús.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

San Apolinar

San Apolinar

San Apolinar, obispo, que al mismo tiempo que propagaba entre los gentiles las insondables riquezas de Cristo, iba delante de sus ovejas como buen pastor,

Continuar leyendo »