Imagen con mensaje

Los cristianos nos sentimos hijos de Dios. Porque realmente lo somos. Con todo lo que esto significa. Cristo se acercó a nuestras miserias y asumió nuestra naturaleza humana, convirtiéndose en uno de nosotros, en todo menos en la culpa. Padeciendo por nuestra causa y entregando su vida para restaurar la nuestra, que había sido destrozada por el pecado, nos convirtió en hermanos suyos y herederos del Reino. Inmensa gratitud debemos mostrar por tan gran y excepcional regalo que el Señor nos ha dado y que nos impele a ser mejores para asemejarnos en algo a Él.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Evangelio del día