Imagen con mensaje

Hay mucha tarea pendiente. El Evangelio aún no ha llegado a todos los hombres. Por eso, quienes hemos sido agraciados con el bautismo debemos estar dispuestos a salir de nuestra modorra para predicar la Buena Nueva a los que no la conocen. La alegría de ser creyentes debemos compartirla, no quedárnosla para nuestro goce egoísta. Si realmente creemos en el Señor Jesús, estamos obligados a predicarlo. De palabra y de obra. Porque lo bueno no se nos ha dado para que nos lo quedemos, sino para que lo compartamos.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Marcos 6, 30-34

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: «Venid vosotros

Continuar leyendo »