Imagen con mensaje

Dios se deja conquistar por el humilde y rechaza la arrogancia del orgulloso - San Juan Pablo II

Acercarnos a Dios desde la sencillez de nuestra pequeñez, reconociendo nuestras miserias con toda humildad, es la mejor manera de que Él se nos muestre benigno y misericordioso. Es Padre que conoce a sus hijos mejor que éstos se conocen a sí mismos, por lo que intentar mostrarnos ante Él engreídos y perfectos es el mayor de los errores que podemos cometer. Que nuestra plegaria sea siempre postrarnos tal cual somos, pecadores cargados de defectos que suplican misericordia.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Mateo 5, 38-42

Mateo 5, 38-42

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pero os digo: no hagáis frente

Continuar leyendo »
San Pedro Da

San Pedro Da

En el lugar de Qua Linh, en Tonquín, hoy Vietnam, san Pedro Da, mártir, quien, de oficio carpintero y sacristán, fue sometido a muchos y

Continuar leyendo »