Imagen con mensaje

Cuando el hombre se aparta de Dios, no es Dios quien le persigue, sino los ídolos - Benedicto XVI

O ponemos a Dios en el centro de nuestras vidas o quedamos sometidos a los ídolos que nos acechan por doquier y que nunca nos dejarán en paz. Miremos a nuestro alrededor y comprobaremos que, cuanto más se aleja el hombre de Dios, menos felicidad encuentra. Incluso cuando nosotros mismos nos apartamos un poco de Él, nos sentimos inseguros y sin paz en nuestros corazones.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Mateo 5, 38-42

Mateo 5, 38-42

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Pero os digo: no hagáis frente

Continuar leyendo »
San Pedro Da

San Pedro Da

En el lugar de Qua Linh, en Tonquín, hoy Vietnam, san Pedro Da, mártir, quien, de oficio carpintero y sacristán, fue sometido a muchos y

Continuar leyendo »