Imagen con mensaje

Acudir a María es tener la certeza de que acudimos a la madre que nos conoce, nos escucha y nos ayuda. Es más fácil llegar a Dios a través de ella, porque así lo dispuso Él, cuando nos la dio como madre. Nuestras plegarias, si son salidas del corazón, nunca la cansarán. Nuestros lloros encontrarán en ella el consuelo. No tengamos miedo en acercarnos, aunque estemos manchados del barro de los caminos, porque ella nos ayudará a limpiarnos, nos dará fortaleza e intercederá al Señor por nosotros. En sus brazos siempre encontraremos la paz y el consuelo.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Evangelio del día

Lucas 5, 17-26

Un día, estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén.

Continuar leyendo »

San Sabas

Cerca de Jerusalén, san Sabas, abad, que, nacido en Capadocia, se retiró al desierto de Judea, en donde fundó un nuevo estilo de vida eremítica

Continuar leyendo »