Imagen con mensaje

El gran peligro del cristiano es predicar y no practicar, creer, pero no vivir de acuerdo con lo que se cree - San Antonio de Padua

Es más fácil decir a los demás qué tienen que hacer para ser mejores que dar nosotros el paso para intentar ser buenos cristianos. Predicamos de palabra, eso se nos da muy bien. Pero en muchas ocasiones falta el ejemplo de nuestras vidas. No solemos hacer lo que pedimos que hagan los demás. Si realmente creemos, pongamos en práctica lo que creemos. Es lo que debemos hacer si nos consideramos seguidores de Cristo.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Evangelio del día